martes, 12 de agosto de 2014

DESARROLLO DE UNA MOLÉCULA QUE OBLIGA A LAS CÉLULAS CANCERÍGENAS A AUTODESTRUIRSE

Un grupo de científicos estadounidenses ha desarrollado una molécula que acaba con la 'invulnerabilidad' de las células cancerígenas, ya que detiene la producción de la proteína que las hace reproducirse mucho más y más rápido que las células sanas.

Desarrollan un proceso que lleva a las células cancerígenas a autodestruirse

Tras dos décadas de investigación ha sido desarrollado un mecanismo que hace que las células cancerígenas se autodestruyan. El hallazgo aportará un nuevo enfoque en la búsqueda de un remedio contra cáncer.

Tras muchos años de cooperación entre investigadores de 6 universidades de 3 continentes, se ha logrado poner en práctica una idea concebida hace veinte años: la de crear una molécula que transporte iones de sodio y de cloruro a las células de cáncer propiciando su autodestrucción, un tratamiento que también podría ayudar a los pacientes con fibrosis quística.

Científicos estadounidenses han descubierto una molécula que obliga a las células cancerígenas a comportarse como las sanas, lo que incluye su propia muerte cuando tienen algún problema.


El hallazgo de esta molécula podría servir como base para una nueva terapia contra el cáncer.
Los investigadores, que basaron su estudio en un tumor cerebral, descubrieron que las células cancerígenas provocan una mutación en el gen PK-M, que comienza a producir una proteína que estimula su crecimiento, a una velocidad mucho mayor que las sanas. "Aparentemente, para que un tumor prolifere y sobreviva necesita una gran cantidad de esta proteína" que está presente solo en las células cancerígenas.
Se presenta una molécula con la que ha logrado detener la producción de esta proteína perjudicial en un glioblastoma, un tumor cerebral, y ha conseguido que sus células malignas vuelvan a comportarse según los patrones de una célula sana.

El resultado de la investigación ha sido publicado en la revista ‘Nature Chemistry’.

En los seres vivos las células tienen una concentración estable de iones en sus membranas plasmáticas y varios mecanismos impiden que esta concentración cambie. Estos mecanismos son necesarios, ya que la alteración de la concentración de iones puede iniciar el proceso llamado apoptosis, o muerte celular programada provocada por ella misma.

La apoptosis es necesaria para que un organismo pueda librarse de las células peligrosas o dañadas. El problema es que las células de cáncer bloquean la apoptosis, ya que cambian el modo de transportar los iones por sus membranas.

Lo que han logrado los científicos de Corea de Sur, EE.UU., Reino Unido y Arabia Saudita es crear un transportador de iones sintético que se une a los iones de cloruro y que es capaz de iniciar la apoptosis tanto en las células ‘normales’ como en las cancerígenas, escribe el portal Phys.org.

Aunque hace dos décadas fue descubierta la prodigiosina, un transportador natural con capacidades similares, el transportador sintético es mucho más eficaz, quedando demostrado que funciona en sistemas biológicos.

En un futuro proyecto podrían hacer al transportador iniciar la apoptosis solamente en células de cáncer sin afectar las células sanas.

Los científicos ya probaron su transportador en membranas artificiales y ahora los investigadores se preparan para probarlos en animales.